El Aspin es historia, la Hourquette es geografía

HOURQUETTE D’ANCIZAN //

Para llegar al comienzo de este puerto de los Altos Pirineos uno tiene necesariamente que llegar del Aspin. O bien porque ha ascendido la vertiente que viene desde Arreau y ha bajado hacia Payolle, o bien porque -desde Campan- viene subiendo por La Séoube. Los carteles indican ya en ese caso quen uno se encuentra en de la ascensión al Col d’Aspin, pero para mí el verdadero puerto -tanto si nos referimos al Aspin como a la Hourquette d’Ancizan- comienza en la bifurcación entre las carreteras D918 y D113, ya en Payolle.

Y es que es la Hourquette, de alguna manera, un puerto paralelo al Aspin, pues ambas rutas sirven para conectar el valle del Aure con la zona de Campan, una de las laderas del Tourmalet. Pero eso es otra historia y, por supuesto, será otro vídeo. La diferencia es que mientras que el Aspin es el puerto convencioal, histórico, popularizado por el paso constante del Tour, la Hourquette d’Ancizan es una subida más recoleta, de carretera más estrecha. Por la otra vertiente, la del Aure -que parte de Guchen o Ancizan- es más dura. Pero esa es la otra ladera, porque nosotros vamos a subir por el lado norte, y lo haremos en una especie de doble escalón, con un kilómetro completo de descenso entre uno y otro. Así que, por este lado, no solo es algo más alto que el Aspin, sino que hace falta ascender más metros para pasar al otro lado. Pero merece la pena, ya veréis.

El Aspin es un puerto histórico, parte de la leyenda del Tour desde hace más de 100 años, y uno se siente en él emulando a ciclistas de cualquier época, recorriendo las mismas pistas luego asfaltadas y convertidas en carreteras. Uno está en la historia, forma parte de algo más grande, pero de algo humano, creado por el hombre: una carrera, un recorrido…

En la Hourquette, sin embargo, uno también está dentro de algo grande, pero de algo menos humano. De alguna forma, si el Aspin es Historia, la Hourquette d’Ancizan es Geografía, porque lo que uno recorre no es el Tour, sino los Pirineos. No es recorrer ciclismo, sino atravesar montañas. A ello contribuye un paisaje menos humanizado -apenas un par de granjas en el camino-, pero también un camino -la carretera- mucho más estrecho, con menos señalizaciones, sin líneas en el asfalto, que recorre un paisaje difícil de desentrañar.

Porque recorremos primero, en Payolle, una pradera extensa, una alfombra verde de una llanura que resulta desconcertante en la zona. Luego atravesamos un bosque para ascender al vallecito que forma el arroyo Camoudiet. Desde ahí, una curva de herradura nos permitirá remontar un hombro, afrontar ese kilómetro de descenso del que hablábamos y luego encarar la parte final de la subida, cuando el paso está ya a la vista.

Desde el desvío del Aspin hemos recorrido 10 kilómetros de distancia hasta la cima del paso, y aunque hay que remontar 566 metros, esa media del 5,6% es engañosa porque por el medio nos encontramos un kilómetro completo de descenso. Hagámonos a la idea de que la pendiente se encuentra más cerca del 7 que del 6%. No hay rampas que obliguen a zigzaguear o pelearse con los pedales, pero el kilómetro más duro, por encima del 8%, ha sido casi el último.

NombreVertienteAltitud (m)Longitud (km)Desnivel (m)Pendiente (%)
HOURQUETTE D’ANCIZANPayolle1.56410,05665,66

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s