Velódromo municipal

ALTO DEL VIVERO //

La cresta de Artxanda protege Bilbao y la orilla del nervión por el norte. Una carretera la recorre por su parte más alta, por lo que hay multitud de accesos a esta sierra. Como no se trata de un puerto de paso, en esta ocasión fijamos el final en el punto en el que la pendiente deja de ser considerable.

 Por contra, el punto de comienzo está muy claro. Se trata del momento en el que abandonamos la nacional 634 siguiendo unas indicaciones que llevan a Artxanda. Este primer momento está caracterizado por una curva que tiene la mayor pendiente de toda la ascensión. Bueno, mejor al principio que al final. 

A partir de aquí la pendiente va a ser bastante constante a lo largo de toda la subida. Es verdad que el primer kilómetro tiene una media más alta, pero se debe sobre todo a esa curva en la que el porcentaje llega al 14%, sobre todo si uno la toma por dentro. Pero bueno, mejor al principio que al final.

Con el confinamiento en tu localidad y colindantes, esta ascensión -que se encuentra en el término municipal de Galdakao- se ha convertido en una suerte de velódromo para los bilbaínos. Estas mañanas de domingo, en las que además ha hecho buen tiempo, la carretera es un hervidero de ciclistas y paseantes.

 Así que con el confinamiento esta ruta ha ganado en valor. Es verdad que en circunstancias normales el acceso es un poco incómodo porque si quieres llegar a la parte de abajo tienes que recorrer una carretera nacional siempre llena de tráfico, quizás salvo un domingo muy de mañana.

Otra opción, que es lo que estoy haciendo yo estos días, -y no soy el único, a juzgar por la cantidad de ciclistas y paseantes- es llegar por la propia carretera de la cresta de Artxanda, dejarse caer y, una vez abajo, comenzar la subida.

Si por algo es famosa esta subida al Vivero es por el triatlón de Bilbao, que la afrontaba en dos ocasiones en su circuito clásico. Era bastante divertido llegar con la cabra, la lenticular y todo el desarrollo metido y encontrarse con esa primera rampa.

Tras pasar bajo la pasarela del campo de golf nos queda menos de un kilómetro. El punto final no es muy evidente, más allá de un leve cambio de rasante en el que nos encontramos, de repente, cuesta abajo. No se trata del punto más alto, pues si continuamos por la carretera tras un par de kilómetros llanos, pasamos por un punto más elevado. Un desvío a la derecha, además, permite acceder a las antenas del monte Ganguren por una pista estrecha pero bien asfaltada.

NombreVertienteAltitud (m)Longitud (km)Desnivel (m)Pendiente (%)
ALTO DEL VIVERON-6343644,53126,93

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s